Yolanda Morales Monteoliva, doctora en Derecho por la Universidad San Pablo CEU

  • La tesis doctoral se ha centrado en la insolvencia y el concurso de acreedores de las entidades deportivas profesionales.

La abogada de Dictum, Yolanda Morales Monteoliva ha logrado el título de doctora con una calificación de sobresaliente “cum laude” con su tesisLa insolvencia y el concurso de acreedores de las entidades deportivas profesionales”.

La Dra. Morales llevó a cabo la defensa el pasado 6 de julio, ante un tribunal integrado por el catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Sevilla, Dr. Leopoldo Porfirio ( Presidente), el profesor titular  de derecho Administrativo de la Universidad de Alicante, Dr. Ramón Terol ( secretario) y el magistrado de la Audiencia Provincial de Almería y profesor asociado de Derecho Mercantil de la  Universidad de Málaga, Dr. Enrique Sanjuán ( vocal). La Tesis doctoral ha sido dirigida por la profesora, doctora y catedrática de Derecho Mercantil en la Universidad San Pablo CEU, Ana Belén Campuzano y por el doctor y profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III, Alberto Palomar Olmeda.

La Dra. Morales aborda en su tesis el estudio de la institución jurídica de la insolvencia aplicada a la vertiente profesional de la actividad deportiva de las entidades mercantiles, clubes y sociedades anónimas deportivas, en tanto que se trata de competición vinculada al resultado deportivo, que genera un negocio, habida cuenta de los numerosos casos de insolvencias que se han producido en la última década, que evidencian una crisis económica que puede definirse de “estructural”.

El trabajo se divide en dos bloques, uno general, que parte del estudio de  la institución de la insolvencia, la evolución del concepto de deporte y deportista profesional, y se adentra en la estructura de las entidades deportivas profesionales tras el proceso de transformación de clubes a sociedades. Y el segundo, que  analiza la entidad deportiva como empresas en el concurso de acreedores –patrimonio y obligaciones como empresas, activos, contratos, derechos deportivos-, las posibles especialidades del concurso de acreedores,  el tratamiento de los sistemas de supervisión de control, el marco preconcursal, la casuística forense, los efectos sobre contratos y garantías de los deportistas, a través del Fogasa y fondos convencionales.

Entre otras cuestiones, destaca el análisis de la relevante reforma introducida por la Ley 38/2011, de 1 de octubre, (Disposición Adicional Segunda Bis),  que representa un verdadero punto de inflexión en el orden legal,  del cual,  aflora  un conflicto interpretativo de gran interés para su estudio,  por los efectos que despliega no sólo, sobre el procedimiento concursal instaurado, regido por los principios de “unidad legal, de disciplina y de sistema”,  sino en la propia técnica utilizada en la remisión de normas, que por una parte, se efectúa a ciertas especialidades que se prevean, las cuales, aún no han sido desarrolladas reglamentariamente, y por otra, denota la dificultad en la aplicación de la genérica remisión a la normativa interna federativa, que es de rango infralegal.

Se estudia la respuesta legal y jurisdiccional, desde la perspectiva anterior y posterior a la modificación que introdujo la citada disposición adicional segunda bis. Y se pone de manifiesto que el nuevo marco establecido origina una tensión por falta de uniformidad en su interpretación por parte de la doctrina, jueces y tribunales que ha suscitado pronunciamientos  con criterios dispares.

Esta situación ha propiciado que ciertos sectores del deporte profesional, reivindiquen la aplicación prioritaria de ciertas normas sectoriales internas –domésticas-, que,  compromete seriamente la estabilidad y finalidad que se había ya consagrado en la Ley Concursal, fundamentalmente la satisfacción del interés de los acreedores, en igualdad de condiciones,  bajo  el principio de  la “par conditio creditorum”.

El estudio concluye con una serie de  propuestas de lege ferenda –compatibles con el procedimiento concursal–, en las que destacan los sistemas de supervisión de control económico de los clubes y sociedades anónimas deportivas. Estas propuestas facilitan la continuidad de la actividad profesional con el fin de superar el concurso y satisfacer a los acreedores, a la vez que permiten  el acceso y participación en las competiciones deportivas profesionales.