convenio de acreedores

Las propuestas de convenio condicionadas

Doctrina publicada en e-Dictum nº 29

Las propuestas de convenio tienen que ser puras, sin que la eficacia del convenio pueda estar sometida a condición de clase alguna. El legislador ha querido que la obligación contraída en la propuesta de convenio sea una obligación pura (AJM num 7 Madrid, de 23 de julio de 2008). El fundamento de esta prohibición se encuentra en que la eficacia del convenio no puede venir sometida a un acontecimiento futuro o incierto, ya que ello sería incompatible con la certeza que los operadores exigen y necesitan respecto a la existencia y exigibilidad de las obligaciones asumidas en el convenio. Sí resulta admisible, en cambio, la previsión de diferentes escenarios que modulen el cumplimiento de las obligaciones asumidas. … Read more »

La incomprensible preferencia del convenio a la liquidación como solución del concurso de acreedores

El artículo de Aurelio Gurrea Martínez fue presentado en el VI Congreso Español de Derecho de la Insolvencia, que tuvo lugar en Valladolid los días 4, 5 y 6 de marzo de 2014, en homenaje a la memoria del profesor Emilio Beltrán. … Read more »

La conversión de la fase de convenio en fase de liquidación

Publicado en Legaltoday

En el diseño legal del concurso de acreedores, a la fase primera o común de tramitación del concurso sigue una segunda fase o de solución del procedimiento, que puede ser, alternativamente, la fase de convenio o de liquidación. No obstante, existen algunos casos en los que la fase de tramitación y la de solución se superponen parcialmente (determinados deudores pueden presentar propuesta anticipada de convenio y se admite la anticipación de la liquidación) y existen otros casos en los que el concurso de acreedores se integrará por tres fases sucesivas: común, convenio y liquidación. … Read more »

La necesidad de revisión del convenio de acreedores

Las consecuencias del incumplimiento de un convenio concursal son importantes e irreversibles, dado que su declaración supone la rescisión del mismo y la desaparición de la eficacia novatoria respecto a los créditos de los acreedores privilegiados que hubiesen votado a favor de éste, así como igualmente respecto de los acreedores ordinarios y los de los subordinados que hubiesen quedado extinguidos en la parte a que hubiese alcanzado la quita y/ó aplazados en su exigibilidad por el tiempo de espera y, en general, por todo aquello en que se hubiesen visto afectados por el contenido del convenio.

Leer artículo completo