Responsabilidad por incumplimiento del deber de garantizar las cantidades entregadas a cuenta para la compra de vivienda

Doctrina publicada en e-Dictum 36, diciembre de 2014

Sobre la Ley 57/1968, de 27 de julio.

No veo mejor y más elegante forma de cerrar nuestra andadura doctrinal de 2014 que citar a los clásicos: “la erudición engaña”, escribió el poeta (Góngora). Tampoco la sabiduría popular, siempre loada, acierta todos los casos. A aquéllos que, reconociendo en este artículo la continuación del publicado allá por enero de este año, se sientan tentados de acudir al dicho popular sobre la inconveniencia de abordar segundas partes, me permito sugerirles un mínimo de reflexión cinematográfica. Hay segundas películas verdaderamente infumables, cierto es, pero también las hay adorables: ¿quién no apreciará como obra maestra El Padrino II? ¿Quién no ha disfrutado de un producto tan valioso como El Imperio Contraataca?

En el cine español, sin ir más lejos, contamos con una delicia titulada Patrimonio Nacional –continuación de la no menos descacharrante La escopeta nacional–, en la que Luis García Berlanga tramó que los pintorescos Leguineche abandonasen su finca de Los Tejadillos, donde habían permanecido durante décadas de exilio voluntario, con el propósito de volver a Madrid para participar activamente en los actos sociales de la nobleza. El resultado, un film soberbio.

Nada se conoce con certeza sobre el origen o la autoría de la sentencia fustigadora de las segundas partes, pero es muy significativo que el más clásico de nuestros clásicos, don Miguel de Cervantes, la utilizase para referirse irónicamente a la continuación de su novela Don Quijote de la Mancha, cuya segunda parte fue una obra más lograda aun que la primera.

Creo, en definitiva, que de todo hay modelos que traer a colación, pero que lo bueno de las segundas partes, cuando son buenas, es que ofrecen una mayor madurez y hondura en el tratamiento y en los detalles de las historias que las partes primeras, o incluso, presentan aspectos nuevos (…)

Ver artículo completo en pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.