Artículos

La reforma de la Ley Concursal

A la espera de la necesaria reforma legislativa que ponga fin a esta situación, las relaciones entre el concurso de acreedores de una sociedad insolvente y la modificación estructural en la que pueda participar la propia sociedad pueden afrontarse sólo partiendo de la función que cumplen: el concurso es el instrumento legislativamente previsto para la satisfacción –lo más eficiente y equitativa posible– de los acreedores de un deudor –persona física o persona jurídica– insolvente, a través del medio (reorganización, transmisión o liquidación de la empresa) que resulte más adecuado, mientras que la modificación estructural es una técnica jurídica para favorecer la transmisión y la adquisición de empresas y la constitución, modificación y extinción de sociedades (…)

Ver pdf del artículo

El administrador concursal debe tener cualidades técnicas, humanas y éticas

“Los administradores concursales y los auxiliares delegados desempeñarán su cargo con la diligencia de un ordenado administrador y de un representante leal”, dice el artículo 35.1 de la Ley Concursal. Esa lealtad es la que debe sacar a relucir el administrador concursal con todas las partes del proceso, incluidos sus propios compañeros. Si eres leal, tendrás muy pocos problemas personales –que no es poco dentro de un procedimiento de intereses encontrados-.

Ver artículo completo